Loading...
QUIENES SOMOS2017-07-04T18:48:56+00:00

QUIENES SOMOS:

SERVIDORAS DEL SEÑOR Y DE LA VIRGEN DE MATARÁ

EL 19 DE MARZO DE 1988, FIESTA DE SAN JOSÉ , EL PADRE CARLOS MIGUEL BUELA FUNDÓ EL INSTITUTO : SERVIDORAS DEL SEÑOR Y DE LA VIRGEN DE MATARÁ ( SSVM ) , LA RAMA FEMENINA DE LA FAMILIA RELIGIOSA DEL VERBO ENCARNADO

El propósito del fundador fue el «deseo de dar esposas a Jesucristo según su Corazón», y la ocasión llegó cuando algunas mujeres expresaron su voluntad de consagrarse a Dios, viviendo la espiritualidad del IVE. Como escribió San Juan Pablo II en su carta Mulieris dignitatem sobre la dignidad de las mujeres: «La mujer, llamada desde el principio a amar y ser amada, encuentra a Cristo por encima de todo en su vocación virginal, como el Redentor que amó hasta el final a través la entrega total de sí mismo, y ella responde con la entrega sincera de sí misma «.

«Queremos fundarnos en Jesucristo, que ha venido en carne, y en sólo Cristo, y Cristo siempre, y Cristo en todo, y Cristo en todos, y Cristo Todo, porque la roca es Cristo y nadie puede poner otro fundamento». (SSVM, Constituciones, 7)

Loading...

Nuestro Nombre

El nombre de “servidoras” es una referencia a las mujeres fieles que se encontraban al pie de la Cruz (Ls 8,1-3) usado por San Luis María Grignion de Montfort en la Verdadera Devoción. La segunda parte del nombre “del Señor y la Virgen de Matará” se refiere a Cristo Crucificado y a su Madre Santísima que se encuentran en la Cruz de Matará usada por las hermanas, ya que Jesús en su Cruz y la Virgen María debe ser los fundamentos de nuestra espiritualidad.

Las hermanas toman su nombre de la Cruz de Matará, una cruz de madera hecha por una tribu indígena en Argentina. Esta cruz también se convirtió en su símbolo y parte de su hábito para recordar que no queremos saber nada más que Jesucristo, y éste crucificado (1 Cor 2: 2). En esta cruz, hay un grabado del Señor Nuestro Jesucristo Crucificado. A los pies de la cruz, está la primera Servidora del Señor: la Santísima Virgen María. Esto recuerda no sólo la razón por la cual el Instituto existe, sino también el lugar, la función y la misión de las «Servidoras», que deben seguir el ejemplo de la Virgen.

En cuanto a su apostolado, ayudan a los sacerdotes enseñando el catecismo y organizando grupos de jóvenes (oratorios), participando en las misiones populares, en las obras de misericordia (teniendo cuidado de los niños abandonados, discapacitados y enfermos). Algunos disciernen su vocación de ser contemplativas y así se suman a los monasterios femeninos para dedicar su vida a la oración, a la penitencia y a la contemplación.

Con la profesión religiosa comprometen todas sus fuerzas para inculturar el Evangelio. De allí la amplitud del apostolado, ya que se empeñan en el anuncio de la Palabra de Dios en todas sus formas: en el estudio y en la enseñanza en universidades y colegios; por medio de publicaciones; en la catequesis y oratorios; por medio de la realización de misiones populares y Ejercicios Espirituales; en la educación y formación cristiana de niños y jóvenes; en las obras de caridad con los más necesitados (niños abandonados, minusválidos, enfermos, ancianos, etc).

El Fundador

El padre Carlos Miguel Buela nació en Buenos Aires el 4 de abril de 1941 y fue ordenado sacerdote en 1971. Enseñó Teología y Sagrada Escritura en diferentes seminarios y escuelas en Argentina, tales como el Instituto Superior de Cultura Católica (Rosario) y la Universidad Católica Argentina, y dio un valioso servicio en las parroquias de Nuestra Señora de la Merced y Nuestra Señora del Rosario (diócesis de San Martín, Buenos Aires).

Ha sido director espiritual y profesor en seminarios menores y en el Seminario Diocesano de San Rafael (Mendoza). En esta diócesis fundó la orden religiosa del Instituto del Verbo Encarnado y la Casa de Formación Religiosa “María, Madre del Verbo encarnado”.

Ha escrito varios libros, entre ellos: Catecismo de los jóvenes; Jóvenes en el tercer milenio; María de Luján; Pan de Vida Eterna y Cáliz de Eterna Salvación; Juan Pablo Magno; Servidoras; Mi Parroquia; Ars Participandi; Fátima, y el sol bailó. Es un gran promotor de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, predicador y fundador de varias casas de la Misericordia..

Loading...

Devoción a San José

San Bernardino de Siena en un sermón suyo sobre San José declaraba: Es norma general de todas las gracias especiales comunicadas a cualquier criatura racional que, cuando la gracia divina elige a alguien para algún oficio especial o algún estado muy elevado, otorga todos los carismas que son necesarios a aquella persona así elegida[3], y que la adornan con profusión. Ello se realizó de un modo eminente en la persona de San José. Pues tal fue el terreno que encontró la gracia en el alma de José que fructificó copiosamente en virtudes que adornaron su alma. Por ello San José es modelo de virtud: varón justo, obediente, magnánimo, fiel, humilde, pobre, esposo santo, padre ejemplar, amante del silencio, trabajador, generoso, con gran espíritu de sacrificio… y mucho más, pero aquello que más resalta es la pureza y castidad. Dios no sólo había elegido a una virgen como Madre de su Hijo unigénito, sino también fue convenientísimo que su padre sea también puro y casto.

Alguna quizás se pregunta el porqué de la especial devoción que le tenemos a San José. Y la respuesta nos la da San Bernardino de Siena «Si la Iglesia Santa es deudora de la Virgen Madre, ya que por ella ha sido hecha digna de recibir a Cristo, ciertamente la Iglesia es también deudora de San José, después de María, de agradecimiento y de reverencia singular»[4], pues la misma liturgia lo pone inmediatamente después de la Virgen María, además San José es miembro eximio de la Iglesia de Cristo, es modelo de virtud, es patrono de la Iglesia Universal, es patrono de la buena muerte, es esposo de María, es Padre del Verbo Encarnado, bajo su cuidado estuvo sujeto el mismo Redentor, pero sobre todo tenemos una especial devoción por su eficacísima intercesión, cosa que hemos experimentado muchas veces.

Loading...

SERVIDORAS DEL SEÑOR Y DE
LA VIRGEN DE MATARÁ

INSTITUTO DEL VERBO
ENCARNADO

TERCERA ORDEN
DEL INSTITUTO DEL VERBO
ENCARNADO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies